Páginas vistas en total

7/19/2009

Eutanasia: Es tiempo de marchar

Una de las decisiones más difíciles, sino la más difícil, a la que un propietario de mascota puede enfrentarse es la de decidir cuando es el momento adecuado de poner punto y final a la vida de su amigo, para evitar sufrimientos innecesarios. Porque recordemos que nuestro objetivo como propietarios y también como veterinarios es asegurar el Bienestar Animal, evitar el dolor y proporcionar a nuestro amigo una vida digna. Por esto debemos ver la eutanasia como un método de alcanzar estos objetivos, no como una derrota o un fracaso. Aprovechemos que estamos libres de absurdas ataduras morales (más bien inmorales) que obligan a seres vivos a sufrir aunque su padecimiento no tenga solución.


Para tomar la decisión adecuada en el momento adecuado tenemos que hacer caso al veterinario, quien hará una evaluación del binomio "dolor- posibilidad real de curación o mejora", de manera que cuando esta relación se incline claramente hacia un resultado adverso a nuestro interés es el momento de ayudar a nuestro amigo en su viaje final. El veterinario aconseja no impone, la decisión es del propietario.


Esta decisión es bastante difícil y casi siempre se toma tarde, a veces por egoísmo del propietario, otras veces por temor del veterinario a que se considere que ha fracasado. ¿Por qué digo esto?, es muy común que ante el consejo del veterinario de que se sacrifique a una mascota, porque su situación es irreversible y va a empeorar, los propietarios intenten mantener más tiempo a su mascota junto a ellos, sin tener en cuenta la opinión del veterinario y el sufrimiento que está padeciendo su amigo, tan sólo porque le tienen mucho cariño y no están preparados para decirle adios.


Obviamente el perder una mascota es un golpe duro, el libro "Adios Toby: cuando muere una mascota" comenta un estudio realizado en E.E.U.U. en el que se decía que para los niños la pérdida de una mascota podía ser más dura que la de un familar que no fuera padre o madre (no exactamente con estas palabras). Pero también podemos superar este golpe, ¿cómo?.


En primer lugar cuando hayamos decidido la eutanasia del animal, podemos escribir una pequeña carta recordando todas sus trastadas, eso nos arrancará una alguna sonrisa, aunque también alguna que otra lágrima (puede que de alegría al recordar los buenos momentos pasados junto a nuestro amigo).


A la hora de proceder a la eutanasia deberíamos estar junto a nuestra mascota, acariciándole y hablándole, ya que no debemos dejarle sólo al final.


Si tenemos un jardín, podemos enterrar a nuestra mascota en él antes que una empresa lo recoja y lo incinere, así podremos ir al lugar en el que yace y recordarlo.


En E.E.U.U., según el libro anteriormente citado, hay grupos de apoyo formados por gente que ha perdido a su mascota y que se ayudan mutuamente a superar este trago. En España no existe esto, pero podemos ir al parque donde íbamos con nuestra mascota e intentar buscar apoyo en los otros propietarios, seguramente ellos comprendan el vínculo que teníais con vuestra mascota y os puedan proporcionar apoyo. Es muy común que las personas que no tienen mascota no entiendan el por qué se pasa tan mal cuando se pierde a una, esto se debe a que ellas no han experimentado el nexo que se establece entre la mascota y su cuidador (no me gusta la palabra dueño), por eso es mejor compartir esta mala experiencia con otras personas que tengan mascotas.


También podemos buscar apoyo en el veterinario, aunque no es su misión, considero que un buen veterinario debería prestar cierto apoyo a las personas que han perdido a una mascota, al menos en los momentos iniciales, unas palabras palabras de cariño y apoyo no cuestan nada y pueden reconfortar bastante, recordemos que se acaba de ir una vida no un peluche.


Por último y cuando estemos capacitados para ello, podemos adquirir una nueva mascota que, obviamente, nunca llenará el vacío dejado por nuestro amigo pero que, indudablemente, se hará con un lugar en nuestro corazón paliando el dolor. Esta nueva mascota no debe ser un clon de la perdida, así sería conveniento cambiar de raza o incluso de especie.

7/13/2009

Castración canina y felina II: Castración en hembras (No sin mis ovarios).


En la entrada anterior tratamos el tema de la castración en perros y gatos machos, hoy toca la segunda parte del controvertido tema de la castración en animales de compañía, la castración en las hembras.


No voy a describir los procedimientos existentes por no hacer esto interminable y porque este blog pretende tener un enfoque didáctico y ser práctico para los propietarios de mascotas, para ver las técnicas quirúrgicas os recomiendo el libro de Cirugía de Theresa W. Fossum.


La castración en hembras consiste básicamente en extirpar los ovarios, pudiendo ir acompañada o no de la remoción quirúrgica del útero. Pero, ¿cuales son las ventajas e inconvenientes de esto?


En los machos decíamos que uno de los motivos de la castración era paliar los problemas de agresividad asociados a la influencia hormonal (testosterona), en las hembras no está tan claro. Hay estudios que indican que sus hormonas sexuales, estrógenos, ejercen un "efecto calmante", de manera que la extirpación de sus gónadas (ovarios) y la falta de hormonas sexuales derivada de esta hace que se puedan incrementar los niveles de agresividad en nuestra mascota hembra, sin embargo otros estudios tienen como resultado que los estrógenos dan lugar a una mayor agresividad de manera que la castración reduciría esta agresividad. Pero yo no aconsejaría castrar como tratamiento de agresividad en hembras. Sin embargo hay muchas razones para castrar a nuestra mascota hembra y cuanto antes mejor.


La primera y más importante es la reducción de sufrir tumores mamarios en nuestra perra o gata. La probabilidad de sufrir estos tumores varía según la edad con la que castremos a nuestra mascota, cuanto antes lo hagamos menor probabilidad tendrá de sufrir tumores. Disminuye la probabilidad de presentación de cáncer de mama a un 0.05% en el caso de perras esterilizadas antes del primer celo. Alrededor de un 50% de los tumores mamarios en perra son malignos y aproximadamente el 90% en gatas, así que pensad más en la mascota que en el bolsillo.


Previene la presentación de piometra o infección uterina hay que recordar que alrededor del 80% de las perras y el 40% de las gatas presentarán esta infección, la cual pone en riesgo la vida del animal y es totalmente prevenible al realizar la esterilización. Esta infección se presenta independientemente de si la perra o gata se haya cruzado alguna vez, nunca o varias veces. La razón por la que se presenta esta patología es la presencia de las hormonas relacionadas al ciclo sexual de la perra no esterilizada; cada celo que pasa incrementa el riesgo de padecer esta enfermedad.


En gatas nos ahorramos sufrir los maullidos y otras costumbres que se asocian al celo de las gatas, esto también se puede prevenir con fármacos para inhibir el celo, pero estos fármacos son hormonales y dan tienen más inconvenientes que beneficios. Por ejemplo aumentan la probabilidad de sufrir tumores mamarios y además pueden dan lugar a aparición de hiperplasia fibradenomatosa mamaria.


Elimina el riesgo de desarrollar enfermedades del útero y de los ovarios los cuales ocurren con frecuencia en las perras.


El costo de tratar enfermedades como la piometra o el cáncer de mama es mucho mayor que el de realizar una esterilización. El realizar la cirugía en una perra antes del primer celo tiene la ventaja adicional de que la paciente, por su edad, se recuperará con mayor rapidez y el riesgo anestésico es menor que en una hembra enferma o vieja.


Como siempre os recuerdo que esto son nociones básicas, si teneis dudas preguntad y si quereis ampliamos el tema, pero estoy en Bath y apenas tengo tiempo de actualizar, lo siento, no sé cuando podré actualizar. saludos y gracias por leer y comentar.

7/07/2009

Pros y contras de la castración felina y canina I: castración en machos (no tienes huevos)


En primer lugar quiero pedir perdón por estar tanto tiempo sin actualizar, pero entre exámenes y preparaciones de viajes no he tenido tiempo de abordar un tema tan interesante y polémico como la castración en perros y gatos. Quiero dividir este tema en castración de machos y castración de hembras debido a las diferentes razones, ventajas e inconvenientes que se dan entre los dos sexos. Este es un tema que daría muchísimo que hablar, pero lo haré de manera escueta para no aburriros, siempre podremos ampliar lo dicho aquí consultando libros, revistas, o páginas webs veterinarias.

A la hora de esterilizar a un perro o gato macho tenemos dos opciones muy diferentes, no voy a considerar la terapia farmacológica. Recordemos que como propietarios de una mascota tenemos que velar por el bienestar de nuestro animal y que somos responsables de sus acciones.
Por un lado podemos realizar una vasectomía (corte del conducto deferente), de manera que preservamos los testículos del animal y el influjo que las hormonas masculinas ejercen en nuestra mascota (agresividad, marcaje territorial, fugas, etc) y predisposición a enfermedades (tumores hormonodependientes, hernias, etc).

Por otro lado tenemos la orquiectomía o remoción quirúrgica de ambos testículos, eliminando el influjo hormonal. Pero, ¿cuáles son los pros y los contras de la orquiectomía?
Ventajas:
Supresión de comportamientos indeseables: como agresividad, fugas, marcaje territorial, etc. Todos ellos debidos a la influencia de la acción de los andrógenos, especialmente la testosterona. Aproximadamente el 80% de los gatos castrados deja de marcar el territorio de forma inmediata. La agresividad también se reduce de manera drástica, al igual que el instinto escapista o de fuga (se da principalmente en gatos).
Al evitar las fugas evitamos también que nuestros pequeños “Romeos” diseminen sus características genéticas de manera incontrolada, lo que daría lugar a un aumento del número de animales callejeros o camadas indeseadas que acabarían abandonadas. Es decir, podemos hacer un control poblacional y evitar el aumento de animales abandonados.
Se evitan posibles problemas prostáticos y tumorales hormonodependientes, además de otros procesos patológicos que se deben en parte a la influencia hormonal (algún tipo de hernia). Al igual que evitamos la difusión de enfermedades de transmisión sexual (tumor venéreo transmisible, etc) y ciertas enfermedades infecciosas (Brucelosis, etc) ya que desaparece el deseo sexual.
Controlamos enfermedades que tienen un componente genético, en cuyo caso los animales que las padecen deben ser desestimados como reproductores y castrarlos (Displasia de cadera, etc)
El animal no se vuelve menos macho como piensan algunos propietarios, ni se le crea una angustia por carecer de testículos, al revés hay estudios que indican que el nivel de vida y la esperanza de vida son mayores en animales castrados.
Al disminuir la agresividad (debida a la testosterona) se vuelven más sociables
Inconvenientes:
Disminución del nivel de actividad y de su metabolismo. El cese de la influencia de las hormonas masculinas hace que el nivel de actividad normal y el metabolismo de nuestro animal disminuya, esto tiene dos consecuencias. La primera es que al tener menor actividad el animal gasta menos calorías y tiene cierta tendencia a aumentar su peso, esto se evita ajustando la dieta a las nuevas necesidades calóricas de nuestra mascota (menores a las anteriores), mediante dietas específicas para animales castrados o aumentando nosotros su nivel de actividad (dándole más paseos, realizando juegos con él, etc). La segunda consecuencia es que al haber menos actividad los cristales de minerales presentes en la orina tienden a precipitar pudiendo dar lugar a problemas de cálculos (renales, vesicales, uretrales, siendo estos últimos mucho más frecuentes en machos debido a la conformación de la uretra peneana que tiene una flexura), esto se puede evitar con una dieta adaptada a animales esterilizados.
Esto es un resumen, no he inclinado la balanza a favor de las ventajas, es que, sinceramente, hay muchísimas más ventajas que inconvenientes en la esterilización tanto de machos como de hembras.

Gracias por leerme y saludos. Próxima entrada castración en hembras.