Páginas vistas en total

6/24/2009

Los gatos, esas bolas de pelo

Nyquist vomitando su primera bola de pelo


Si hay algo que caracterice a los gatos es que están la mayor parte del día aseándose (bueno y dormitando, que bien viven los jodios), esto nos puede servir para apreciar que nuestro gato no está bien, ya que UN GATO ENFERMO DEJARÁ DE LAVARSE (lo pongo en mayúscula porque es algo muy importante, es el primer síntoma de que en nuestro gato algo va mal).

Bueno, sigamos. La lengua de los gatos es áspera debido a que tiene unas papilas cónicas cornificadas, las cuales arrastran los pelos cuando el gato se lame, introduciéndolos en el aparato digestivo del gato. Ahora pueden ocurrir tres cosas:

La primera es que los pelos, como todo hijo de vecino sólido que entra por la boca, salgan por el ano (que repipi joder) junto con las heces.

La segunda es que se forme una bola de pelo de un tamaño suficiente para que pueda ser expulsada mediante el vómito. Basta con ver Shrek para comprobar que al "gato con botas" no le resulta agradable vomitar la bola de pelo.

Y la tercera y más peligrosa opción es que se forme una bola de pelo de un tamaño suficiente como para que se obstruya algún tramo de intestino y sea motivo de cirugía.

Hay que mencionar que las bolas de pelo se forman con mayor frecuencia en razas de gato de pelo largo (Persa, Himalayo, Maine coon, etc).

¿Cómo podemos evitar las opciones dos y, sobre todo, tres? Debemos intentar dos cosas: que el animal ingiera menos pelo y que el pelo ingerido transite por el aparato digestivo sin provocar atascos hasta su salida por el ano. Minimizar la ingestión de pelo es algo sencillo pero requiere que el propietario cepille asiduamente al animal y esto acaba cansando al propietario (entre los que me incluyo, en casa del herrero cuchara de palo). Que el pelo transite por el aparto digestivo es algo más sencillo y menos coñazo que se consigue mediante el uso habitual de jarabes de malta (un par de veces por semanas, además les encanta), también hay alimentos pensados para este problema que facilitan el transito del pelo ingerido y nuestro gato no tendrá que sufrir las tremendas contracciones abdominales necesarias para lanzar al exterior las bolas de pelo.

También se venden macetas que facilitan la expulsión de los pelos vía rectal, pero que a veces causan el vómito, así que yo considero mejor usar la malta ya que así los pelos salen por la vía natural y no por el mismo sitio por el que entran.

Esto es lo básico sobre los gatos y las bolas de pelo, no pretendo hacer una enciclopedia, pero si quereis saber más otro día sigo escribiendo o buscais por internet (si escogeis esta última opción meteros en foros serios, no en los que cada propietario da su opinión basada en la experiencia del amigo del vecino del novio de su hijo).

Saludos y muchísimas gracias por leerme.

6/20/2009

¡Ay va, la leche!


Dicen que lo más difícil de hacer algo es empezar a hacerlo, que gran verdad. Cuando un amigo me propuso crear un blog sobre mascotas, comencé a pensar en cómo debería empezar el blog. Este amigo es propietario de una gatita (Nyquist), así que decidí que la primera entrada estaría relacionada con un aspecto frecuente relacionado con los gatos (bueno también con los perros y otros animales).


Muchas son las personas que cuando recogen un gatito de la calle, o cuando lo compran o se lo regalan, lo primero que hacen es darle leche de vaca para alimentarlo.


Pero pensemos, ¿a nuestros bebés les damos leche de vaca?, obviamente no, ¿entonces por qué se la damos a los gatitos o perritos?, ummmmmm.


La leche de las diferentes especies mamíferas tiene diferente composición química adaptada a las necesidades de cada especie en cuestión. Además en algunas especies, la leche, cumple una función inmunizante al vehicular los anticuerpos maternales, proporcionando inmunidad al recién nacido, esta primera leche se denomina calostro (no, no es calorro, eso es un tipo de..... ¿persona?).


La leche de vaca tiene un contenido en lactosa del 4,8%, mientras que en la leche de gata el contenido en lactosa es del 4%. Es decir, no es que los gatos no tengan enzima que degrade la lactosa (lactasa), si que la tienen, ya que de lo contrario no podrían consumir la leche de su madre. Lo que ocurre, es que no tienen cantidad suficiente de enzima para degradar el contenido de lactosa de la leche de vaca, ya que la enzima se satura al encontrarse con una cantidad de sustrato mayor del normal.....pffffff vaya rollaco que he soltado, ¡si sigo así voy a durar poco en esto!.


Es como si tuviéramos una silla (enzima) y una persona (sustrato) que ocupa la silla, si ahora viene otra persona no cabe en ella (no vale cogerla en brazos, ni ir al "Que apostamos" para ver cuantos somos capaces de estar al mismo tiempo en una silla)


Esto hace que los gatos/perros sean intolerantes a la leche de vaca y no la digieran bien, intolerancia que varía según el individuo y que puede aparecer tanto en adultos como en cachorros, siendo más frecuente en adultos ya que tienen menos cantidad de esta enzima (ningún mamífero adulto bebe leche, salvo nosotros y en nosotros también es más frecuente en los adultos, ¿verdad José Andrés?). Los síntomas son los mismos que en personas, es decir, "se cagan". El problema ni es grave (siempre que se le ponga solución claro), ni es difícil de resolver, ya que basta con dejar de darles leche de vaca.


El caso de los cachorros (gatitos y perritos) es más complejo, ya que necesitan tomar leche para un buen crecimiento. En este caso deberemos darle leche martenizada de su especie (gata o perra) y no leche de vaca. La leche debe darse hasta aproximadamente hasta el mes o mes y medio de edad y , a partir de entonces, pasar a dieta sólida progresivamente.


En el caso de los gatos, la leche maternizada de gata les aporta la cantidad suficiente de taurina que estos animales necesitan y que la leche de vaca no les aportaría. La taurina es muy importante en los gatos y tras meses de su deficiencia aparecen diversos cuadros como cardiomiopatía dilatada, alteraciones de la retina, sordera en gatitos, además de dificultades en la reproducción. Por cierto, la leche debe estar tibia, si es que en el fondo son como niños también.


Como veis darles leche de vaca a nuestras mascotas puede ocasionarles diarrea o no provocarles nada, es como una ruleta rusa (menos arriesgada) con nuestro cachorrillo, así que vosotros decidís....¿recoger mierda (más bien fregarla) o gastarse pelas?.... he ahí la cuestión.